Orar y Celebrar 191

Revista "Orar y Celebrar" de octubre de 2017. Ciclo A. Incluye en formato bolsillo las lecturas que la liturgia ofrece cada día en la eucaristía más un comentario de Ángel Moreno de Buenafuente.
1 Domingo XXVI del Tiempo Ordinario

Primera lectura: Ezequiel 18, 25-28
Salmo 24, 4bc-5.6-7.8-9: Recuerda, Señor, que tu misericordia es eterna.
Segunda lectura: Filipenses 2, 1-11
Evangelio: Mateo 21, 28-32
COMENTARIO
El Evangelio que se proclame este día en la Liturgia denuncia la impostura, la forma de vida con doblez de quienes dicen y no hacen y se justifican en discursos, sin correspondencia en las obras. ¡Qué fácil es especular con lo que se debe hacer o se tiene que hacer! Y sin embargo, no se ponen las manos en la tarea necesaria, justificados en posibles ideologías y proclamas. Jesús denuncia el comportamiento de aquellos que con palabras muy educadas no hacen lo que deben, y el de quienes con palabras un tanto bruscas o desenfadadas, llevan a término la voluntad de su Padre. Es mejor callar y obedecer que hablar y hacer la propia voluntad. La solidaridad no se ejerce con bellos discursos, sino con las expresiones que hoy nos dice el Apóstol: “Concordes, unidos, humildes, no encerrados en el propio interés, sino sensibles a los intereses y necesidades de los demás”. Y como ejemplo máximo, el de Jesús, que no se enfeudó en su divinidad, sino que tomó la condición de esclavo, pasó por uno de tantos, como un hombre cualquiera. Un refrán castellano sentencia: “Dime de qué presumes y te diré de qué careces.” Al inicio del mes de octubre, la Palabra nos presenta un programa de vida certero, el que nos enseña Jesucristo.
Fecha publicación: 
01/09/2017
Encuadernación:
Núm. páginas: 
112
Código interno:
172355
Llamar con Telefácil