Monseñor Juan José Aguirre se reúne con el papa Francisco

Compra online: envíos a España (península y Baleares) y gastos de envío gratis desde 20 € (sin IVA).
Categorías:

LUIS MIRANDA. (ABC) | PPC EDITORIAL.- El obispo de Bangassou (República Centroafricana), el cordobés Juan José Aguirre, se ha reunido recientemente con el papa Francisco en el Vaticano. Hace dos semanas, el obispo misionero, autor de 'Solo soy la voz de mi pueblo' (PPC) estuvo en Roma solucionando asuntos que no pudo hacer durante la última visita 'ad límina' con el resto de sus compañeros obispos de República Centroafricana.

El viernes 19, monseñor Aguirre concelebró con el papa Francisco en la eucaristía matinal en Santa Marta, y después departieron un poco y se citaron para noviembre en Centroáfrica, adonde el Pontífice viajará en su primera visita al continente africano, para observar de primera mano la situación en la que vive el país.

Monseñor Aguirre, que se ha estado recuperando en Córdoba de un reciente infarto de miocardio, visitó distintos dicasterios vaticanos y se entrevistó con el cardenal Fernando Filoni, responsable de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, que se encarga del trabajo misionero de la Iglesia. Aguirre estuvo charlando largamente con el cardenal sobre la situación del país y la suya propia. El purpurado le prometió que tendrá ayuda para 2016 en forma de obispo auxiliar o de vicario apostólico.

Visitó también a sus compañeros de congregación y al general de los combonianos, orden religiosa a la que pertenece, y con ellos compartió comida y sobremesa. Tuvo además entrevistas para radio y televisión, visita a parroquias y encuentros con amigos y sus seminaristas. Volvió poco después, "cansado pero contento de la visita", esperando que pronto dé sus frutos en forma de proyectos y ayudas para su diócesis.

Monseñor Aguirre seguirá descansando en Córdoba y recuperándose del ataque al corazón, para después volver en septiembre a Bangassou, donde unirá a su habitual actividad la preparación de la visita del Papa Francisco para otoño.