‘Los carteles del DOMUND’, un homenaje a 75 años de actividad misionera

Compra online: envíos a España (península y Baleares) y gastos de envío gratis desde 20 € (sin IVA).

Un gran trabajo documental y de una enorme actualidad es el libro sobre el DOMUND que acaba de elaborar Obras Misionales Pontificias de España (OMP) y publica PPC. ‘Los carteles del DOMUND. 1941-215’ reúne los 75 carteles dedicados a la jornada misionera por excelencia, láminas valiosas en lo artístico y también en lo conceptual, que cobran renovado valor en esta obra, pues cada póster está acompañado de una explicación sobre su sentido y de textos de misioneros y misioneras aparecidos en distintas publicaciones en los años correspondientes.

“En estos carteles hay mucha actualidad de la Iglesia y mucha vida”, explicaba Herminio Otero, gerente de Catequesis de PPC, el pasado 12 de octubre, durante la presentación de la obra en Sevilla. Otero ponía en relevancia la riqueza visual de estos 75 años de cartelería del DOMUND, valorando el recorrido del diseño, desde el dibujo o el collage de los principios, hasta la fotografía de los últimos años.

Rafael Santos, editor de publicaciones de OMP, encargado de realizar el trabajo documental y recopilatorio del libro, y que también participó en la presentación en Sevilla, recordaba cómo en España los carteles del DOMUND “han marcado el paisaje de cada mes de octubre”, hasta el punto de ser parte del atrezo de películas de la época.

Imágenes: Álbum de fotos de la presentación en Sevilla y Madrid

Por su parte, Anastasio Gil García, director nacional de OMP en España, en una entrevista con el diario ABC también mostraba su satisfacción con el libro: “Es una manera de rendir homenaje a la labor inmensa que se ha hecho en los últimos 75 años. La editorial PPC además ha hecho un esfuerzo extraordinario con una edición muy digna. Se recoge no solo el trabajo de Rafael Santos, editor de publicaciones de OMP, sino también las cartas que cada año fueron enviando los misioneros haciendo referencia al cartel y que guardamos en nuestros archivos. El libro está teniendo una grandísima aceptación”.

Además de en Sevilla, la obra fue presentada el 16 de octubre en Madrid. Un acto emotivo en el que participaron, además, varios misioneros que dieron su testimonio.

Ejemplos de los textos de misioneros en el libro:

“Si ves a Cristo harapiento y no lo vistes, es mejor que sigas paseando por la calle. Si ves a Cristo en el ciego de la esquina y te niegas a ser sus ojos en medio del tráfico de la gran ciudad, será mejor que no veas a este Cristo ciego. Y también será preferible que ignores a Cristo refugiado en Hong-Kong, si es que no estás dispuesto a entregarle el precio de una cajetilla de tabaco para que pueda comer una taza de arroz”. Mons. Fulton J. Sheen, director de OMP en Estados Unidos. 1960.

“Estuve en Brasil unos meses, allá por el Alto Sertão, y creedme: aprendí mucho más que enseñé, me enriquecí mucho más que entregué, porque aquellos campesinos, al reunirnos en la eucaristía y estirar su mano callosa para recibir a Cristo, me decían en sus gestos y miradas cuánta fe, esperanza y amor fraternal había en ellos”. Pedro Niño Calzada, SJ, misionero en Ecuador. 1980.

“Comienza a caer la tarde en el campo de refugiados. Sé que nunca jamás podré olvidar las miradas de estos niños de corta existencia, pero enormemente maltratada. Han nacido bajo la metralla, han tenido que huir, el hambre les ha acompañado como si fuera su propia sombra, no han conocido el calor de una familia unida. (…) Miro hacia la entrada de la valla metálica que rodea el campo y que está protegida por unos soldados. Se levanta una nube de polvo: es un centenar de personas. Muchos, desnudos, heridos o llagados; todos, hambrientos”. David Fernández, misionero de Mariannhill en Zimbabue. 1990.

“Cada día soy testigo de milagros de esperanza que dan fuerza para combatir el mal, y creer que la realidad no es simplemente lo que vemos y que nunca está todo perdido. Cuando un paciente nos cuenta que ha recuperado su trabajo. Cuando nuestros niños, gracias a los tratamientos, mejoran espectacularmente y consiguen frecuentar la escuela. (…) Aquellos que creemos en la utopía cristiana y en la fuerza transformadora del amor, estamos convencidos, desde lo profundo de nuestro corazón, de que hasta el más mínimo gesto de ternura y cariño puede tener una repercusión y significo sin límites”. Raquel Gil, misionera dominica del Rosario y médica en Mozambique. 2005.