"'La revolución ética' de Torralba aporta ideas gratificantes y educativas"

Categorías:

El nuevo libro de Francesc Torralba, ‘La revolución ética’ (PPC) es “una edificante y honesta aportación a cuanto de ‘ética’ y de ‘revolución’ ha de caracterizar, de por sí, la enseñanza y el estilo-ejemplo de vida de sus ‘profesores’, en beneficio propio y de la colectividad”. Lo dice el portal de información religiosa Religión Digital, en una reseña firmada por el sacerdote y escritor Antonio Aradillas.

Aradillas considera acertado el planteamiento del libro: “Resulta gratificante, educativo y satisfactorio descubrir ideas y pensamientos” sobre determinados asuntos, y subraya frases textuales de Torralba: por ejemplo, sobre la relación entre políticos y periodistas: “Ha de estar presidida en todo momento por el respeto a la autonomía de cada esfera”, escribe el filósofo catalán. O sobre los políticos: “No tiene razón quien más grita, sino el que modula y modera su discurso y su acción”. O sobre el futuro de Europa: “Lo que necesita Europa es un nuevo San Benito, signo elocuente de reforma espiritual con su ‘ora et labora’: los bárbaros hace demasiado tiempo que nos gobiernan”. Leer reseña completa

‘La revolución ética’ no es un ensayo filosófico en el sentido estricto de la palabra. En un tiempo como el actual, en el que nunca se había escrito tanto sobre la indignación, dice Francesc Torralba: “Más allá de la moda y de la caracterización periodística se impone la tarea de pensar a fondo esta pasión del alma, porque es el sentimiento más extendido entre la ciudadanía”.

Torralba advierte contra el riesgo de que la indignación se quede en el interior de la persona y no se traduzca en acciones ni tenga efectos exteriores. “Estamos faltos de una revolución, la más decisiva y fundamental de la historia, la transformación de la conciencia colectiva”.

El objetivo de esta obra es ofrecer “un texto reivindicativo: unas veces con puntos panfletarios que buscan sacudir conciencias; otras, con la pretensión de activar el pensamiento”, confiesa Torralba, quien añade: “Solo la ética nos puede salvar”.

Contenidos relacionados