Éxito de convocatoria en la presentación de ‘Jesús, maestro de meditación’, de Franz Jalics

Compra online: envíos a España (península y Baleares) y gastos de envío gratis desde 20 € (sin IVA).
Categorías:
Éxito de convocatoria en la presentación de ‘Jesús, maestro de meditación’, de Franz Jalics

El Salón Arrupe en Madrid se quedó pequeño para acoger a las cerca de 400 personas que el miércoles 15 de abril asistieron a la presentación del libro ‘Jesús, maestro de meditación. El acompañamiento espiritual del Evangelio’, de Franz Jalics. El acto, organizado por PPC y entreParéntesis, consistió en una conversación entre el teólogo Javier Melloni y el sacerdote y escritor Pablo d’Ors. El tirón de ambos autores, unido al indudable interés por la temática del libro, fueron las claves del éxito del evento.

A pesar de no ser muy conocido en España, el jesuita húngaro Franz Jalics (Budapest, 1927) es un referente en la espiritualidad cristiana del siglo XXI. Melloni y d’Ors, que se consideran ambos discípulos suyos, charlaron sobre su figura, pero muy especialmente sobre la meditación y varios aspectos relacionados con ella, “la meditación como camino de purificación” y “el trabajo espiritual como vía para la reconciliación con uno mismo”.

Pablo d’Ors, que además ha hecho la introducción y revisión de ‘Jesús, maestro de meditación’, considera que “este libro puede alimentar nuestra alma y ayudar a cada lector en su particular búsqueda y entrega”.

La conversación terminó con una inédita y emocionante meditación guiada por Melloni.

La buena acogida del público se evidenció cuando se agotaron todos los ejemplares. De hecho, PPC ya prepara una reimpresión de la obra.

Cuatro tramos del camino espiritual

En ‘Jesús, maestro de meditación’, Jalics pretende mostrar la manera en que Jesús acompañó espiritualmente a las personas. Primero, con los diez mandamientos; después, con otras etapas, caminos espirituales que no son contrapuestos o excluyentes, sino que se van sucediendo.

Cada una de estas cuatro espiritualidades (la armonía, la misión, el silencio y el ser) trae consigo un nuevo desafío y un descubrimiento: se reconoce a Jesús con más profundidad.